Info.Empresa
Historia


Historia

Aunque Cementos Molins Industrial, S.A. comienza su actividad en 1997, iniciamos la narración de nuestra historia, muchos años antes, pues algunas de nuestras instalaciones estaban activas antes, incluso, de la fundación de Ciments Molins en 1928.



Acceso libro 75º Aniversario.

 

Los Años 20'

Antecedentes y Fundación de Cementos Molins, S.A.


Desde mediados del siglo XIX la familia Molins explotaba diversos hornos de cal y cementos naturales en la zona de Pallejá. Más adelante lo haría también en Vallirana y Campins. En 1919 se adquiere una parcela de terreno en Sant Vicenç dels Horts, núcleo de la actual fábrica de cemento, donde se instalan dos hornos, similares a los que se explotaban en Pallejá y Vallirana.


Con la constitución de Ciments Molins en 1928 se fija un nuevo objetivo: iniciar la fabricación del cemento fundido, un cemento nuevo en España, hoy llamado "de aluminato de calcio". Con este objetivo se pone en marcha en la fábrica de Sant Vicenç, un horno de reverbero en 1929 y un año después un segundo horno. El cemento de aluminato de calcio es el resultado de la fusión de caliza y bauxita; su principal característica es que alcanza unas resistencias iniciales muy elevadas, aspecto que le diferencia del cemento Pórtland, asimismo tiene propiedades refractarias lo que le permite su utilización en otro tipo de aplicaciones. Desde entonces, el nuevo producto se vende en toda España e incluso, ya desde los años 30 se exporta a países como Marruecos, Turquía y Argentina.


  • Las primeras naves construidas en los terrenos comprados en 1919
  • Vista general a finales de la década
  • Escritura de la constitución de Ciments Molins
  • Fábrica a mediados de la década

Los Años 30'

Superando años difíciles.


La crisis económica mundial presente al inicio de esta década supone una dura prueba para la recién nacida Ciments Molins, que se ve obligada a disminuir la producción por la baja demanda existente. A pesar de ello la fábrica de Sant Vicenç se va ampliando y se mejoran sus instalaciones.


Durante los años de la Guerra Civil, la empresa es colectivizada (e intervenida por la Generalitat de Catalunya al declararla Industria de Guerra). En este periodo, aunque no se hacen inversiones, la fábrica es mantenida correctamente.


Al final de la década, finalizada ya la guerra, se añaden a los problemas anteriores las medidas intervencionistas del régimen franquista y las dificultades de suministros, cerrando así una década llena de dificultades que pudieron ser superadas con el esfuerzo de todos.


  • Naves materias primas, factory y oficinas
     
  • Acuerdo Comisión Indústria de Guerra
     
  • Trabajadores en la fábrica
     
  • Carga de sacos sobre vagón
     

Los Años 40'

Un salto cualitativo: Inicio de la producción de cemento pórtland.


En este periodo, la dificultad para importar es evidente: a la situación politicoeconómica española se suma la internacional, que sufre las consecuencias de la segunda guerra mundial. La importación de bauxita no es una excepción y en esa situación la producción de cemento fundido es prácticamente nula


Sin embargo, se continúa produciendo cal y cemento natural, tanto en las fábricas de Vallirana y de Pallejà como en la de Sant Vicenç dels Horts, pero la empresa necesita dar un giro estratégico


El salto se da y en octubre de 1943 se pone en marcha el horno nº 1 de cemento pórtland . Se trata de un horno rotatorio (Fellner & Ziegler) que se compra, junto con el resto de maquinaria, a Cementos Pórtland Pamplona.


Antes de acabar esta década, habiendo disminuido ya las dificultades para importar maquinaria, se compra un molino de cemento Unidán (nº 1) que mejora claramente la calidad de nuestro cemento.


El cambio se hace evidente y el incremento de la producción obliga a buscar mano de obra más allá de las poblaciones vecinas. La llegada de personal inmigrado y su plena integración supone un hito para nuestra empresa.


  • Vista de la fábrica desde la vía del tren
     
  • Silos cemento pórtland junto a N-340
     
  • Rebaje de terreno y frente de arcilla
     
  • Rebaje de terreno y frente de arcilla
     
  • Molino Unidán de cemento
     

Los Años 50'

Crece la fábrica.


La situación económica empieza a mejorar. El aislamiento internacional al que estaba sometida España empieza a ceder y ello permite una mejora en la economía que Ciments Molins sabe aprovechar.


En 1952 se pone en marcha el horno nº 2 de cemento Pórtland. Se trata de un horno rotatorio de la empresa alemana Miag, parcialmente construido en los Altos Hornos de Sagunto. Dos años más tarde se pone en marcha el molino de cemento nº 2, "Unidan". Toda esta nueva maquinaria, junto con el molino de crudo Miag, puesto en marcha a inicios de esta década, las nuevas instalaciones para la expedición de cemento y el inicio de la explotación de la Cantera La Fou en Vallirana permiten un crecimiento de la presencia de Ciments Molins en el mercado catalán de cemento Pórtland.


A su vez esta década supone un importante crecimiento en la producción de cemento de aluminato de calcio. Sucesivamente, entre 1955 y 1959 se van poniendo en marcha nuevos hornos de cemento fundido (nºs 3 al 5) que se añaden a los dos primeros, multiplicándose así su capacidad de producción.


  • Fábrica de cemento fundido cuando contaba con 4 hornos
     
  • Viviendas en Pallejà construidas en 1955
     
  • Hornos de Pórtland 1 y 2
     
  • Entrada principal de la fábrica al final de la década
     

Los Años 60'

Un salto cuantitativo: Ampliación en la producción de cemento Pórtland


En los años 60 bajo el impulso del Plan de Estabilización, se produce un importante desarrollo económico en España que lleva a un aumento considerable del consumo de cemento.


Por ello, en 1965, se pone en marcha la línea nº 3 de cemento pórtland. Se trata de una instalación de la firma danesa F.L. Smidth & Co. consistente principalmente en un horno rotatorio, un molino de crudo y otro de cemento. Vista la previsión de consumo que hacía el propio Ministerio de Industria, en 1968, se inicia la construcción de una nueva línea de cemento (la nº 4) poniéndose en marcha en enero de 1970 el molino de cemento y en mayo del mismo año, el molino de crudo y el horno de cemento nº 4.Esta línea, también de F.L. Smidth & Co. es de características casi idénticas a la de la línea 3.


En estos cinco años, con la puesta en marcha de estas dos líneas, se produjo efectivamente un importante salto en la producción, al multiplicarse prácticamente por diez.


Por otra parte, el cemento de aluminato de calcio se mantiene con un consumo importante por lo que se decide construir un nuevo horno (nº 6) que se pone en marcha en 1967.


En esta década se sustituye el consumo de carbón por el de fuel-oil, lo que se mantendrá durante casi veinte años.


  • Vertido de clinker fundido sobre el transportador
     
  • Vista parcial de la fábrica
     
  • Oficina administrativa de fábrica a inicios de los 60
     
  • Vista panorámica hornos 3 y 4
     

Los Años 70'

De los planes de desarrollo al inicio de un proceso de recesión


En los primeros años todavía está presente el desarrollo económico que caracterizó la década anterior y el consumo de cemento previsto llevó a ampliaciones de capacidad generalizadas en el sector cementero. En julio de 1974 se puso en marcha la línea nº 5 de cemento Pórtland. Es también una línea F.L. Smidth & Co. similar a las dos anteriores, pero de mayor capacidad que las otras dos juntas. Con ello se pasaba a una capacidad de producción veinticinco veces mayor a la existente sólo diez años antes.


Por otro lado, no sólo se trataba de un crecimiento de volumen, sino también en la calidad del producto, pues las nuevas instalaciones están adecuadas a los últimos desarrollos a la vez que se realizan inversiones como la de un espectrómetro de rayos X y un ordenador IBM-1800 para el análisis y regulación automática de la composición del crudo que ayudarán a mejorar el proceso centralizado de producción.


Los inicios de esta década también son positivos para el cemento de aluminato de calcio, dándose en 1973 el récord histórico en la producción de este cemento.


El crecimiento de la fábrica, sin embargo, no vino acompañado con el previsto crecimiento económico, pues a mediados de esta década se inicia un periodo de recesión, con la crisis del petróleo, que obliga a buscar soluciones para poder colocar nuestro producto. La solución se encuentra en la exportación. Ciments Molins se asocia con otros cementeros , constituyéndose entre otras sociedades : Imextrasa, S.A., Hispacement , S.A. y Portcemen, S.A., con el objeto de comercializar el cemento excedentario de sus socios, así como las labores de carga de nuestro producto en el Puerto de Barcelona, para su exportación.


  • Horno de pórtland nº 5
     
  • Molino de crudo nº 4
     
  • Colocación de refractarios en un horno de pórtland
     
  • Nave de pre-homogeneización de arcilla-caliza
     

Los Años 80'

Récord en la exportación y mejoras de los procesos productivos.


La crisis instalada en la década anterior continúa presente en esta nueva década. El consumo interior sigue en declive por lo que la solución de la exportación se lleva a su extremo máximo. En 1983 la exportación supone para Ciments Molins el 80% de la producción .


La crisis del petróleo obliga a nuevos planteamientos. En 1981 se pone en marcha el molino F.L. Smidth para carbón y se deja paulatinamente de consumir fuel-oil volviendo a la situación de veinte años atrás. La diferencia es que ahora el carbón se importa de países lejanos


Un año antes, en 1980, se había puesto en marcha una instalación de prehomogeneización para la caliza. Durante esta década se instalaron separadores en los molinos de cemento pórtland y se mejoraron los sistemas de control y las instalaciones de expedición. En definitiva fue una época de continuas mejoras en los procesos productivos que permitieron una mayor calidad de nuestros productos.


  •  
  •  
  •  
  •  

Los Años 90'

Nueva etapa de crecimiento:


Al inicio de los noventa se produce un periodo expansivo ligado a las grandes iniciativas públicas que tienen lugar en este momento (Juegos Olímpicos de Barcelona y Expo Universal de Sevilla) que fue inmediatamente seguido de una etapa de recesión. Sin embargo, en la segunda mitad de la década, da un nuevo giro y se inicia una espectacular recuperación de la economía española, y muy especialmente del sector de la construcción.


La situación del mercado empuja a acometer nuevas inversiones. En el cemento de aluminio de calcio se renueva totalmente la fábrica, construyéndose dos nuevos hornos (nº 7 y 8) que sustituyen a los seis primeros . En el cemento pórtland se revisa y pone al día la línea nº 3, que estaba parada desde inicios de esta década.


La preocupación por el medio ambiente y la calidad de nuestros productos lleva también en esta década a hacer diversas inversiones como el cubrimiento de la nave de prehomogeneización de caliza, el silo de clinker o el cambio en el sistema de control centralizado.


La demanda del mercado obligó a desarrollar un cemento pórtland resistente a sulfatos, y con la obtención de la marca CE . El Sistema de Calidad de Ciments Molins se adaptó a los requerimientos impuestos por el Sello IECA y la marca AENOR y en 1997 se adaptó a la norma internacional de calidad ISO 9002:94 y a la titularidad de Empresa registrada de AENOR en febrero de 1998.


En enero de 1997 inicia su andadura Cementos Molins Industrial, S.A, empresa a la cual Cementos Molins había aportado todos sus activos cementeros.


  •  
  •  
  •  

2000

Un nuevo siglo:


La situación económica del inicio del siglo continúa la mejora experimentada en la década anterior, con un especial efecto, en la zona en que estamos ubicados, en el consumo de cemento. El consumo per cápita en Catalunya llega a 1.000 Kg. por habitante, lo que supone un récord histórico que se aleja de los consumos internacionales y que será difícilmente repetible por mucho tiempo.


Se han realizado en estos años múltiples inversiones encaminadas a la mejora de la productividad, calidad, seguridad laboral y minimización del impacto medio ambiental. La nave de carbón, la nueva sala de control y el laboratorio automatizado, son un buen ejemplo de ello.


Actualmente la fábrica cuenta con una capacidad total de fabricación de 40.000 toneladas de cemento de aluminato de calcio y 1.700.000 toneladas anuales de cemento Portland.


Las perspectivas de futuro que tenemos, nos permiten empezar la construcción de una nueva línea de cemento pórtland (nº 6), que incorporará todas las mejoras tecnológicas actuales para la calidad del producto y el respeto del medio ambiente.


  •  
  •  
  •  
  •  

2010

Con el nuevo siglo reafirmamos nuestros compromisos


La primera década del siglo XXI ha significado la renovación del los compromisos de nuestra empresa materializados en la construcción de una nueva línea de producción de clinker portland. Su puesta en marcha, junto con la parada de las antiguas líneas, nos ha permitido compartir sus novedades tecnológicas con:


La naturaleza
El entorno
Nuestros empleados, clientes y proveedores


La nueva línea 6 de producción de clinker cuenta con las mejores tecnologías disponibles aplicables al sector del cemento. Una realidad que supone una apuesta por un mundo más sostenible gracias, entre otros aspectos, a:


Su gran eficiencia energética que nos permite un menor consumo de energía eléctrica y combustibles, evitando además los impactos ambientales derivados de su generación, transporte y utilización.


Sus avanzados sistemas de análisis y control que posibilitan un seguimiento continuado de todos los aspectos relacionados con la fabricación de los productos.


Su elevado nivel de protección ambiental, con instalaciones especialmente diseñadas para minimizar sus impactos tanto en emisiones (CO2, polvo y gases de combustión) como en otros vectores (ruido, polvo difuso, …)


Sin duda la línea 6 reafirma nuestros compromisos pues, es nuestra garantía de permanencia en el mercado y un nuevo camino a seguir para obtener un producto de alta calidad, protegiendo mejor nuestro entorno y permitiéndonos construir, así, un futuro mejor.


  •  
  •